Motores trifásicos en la industria

En muchos sectores, incluyendo el industrial, se utilizan motores trifásicos asíncronos o síncronos. Estos motores eléctricos en general, desarrollan su par máximo en aceleración desde que arrancan.

 

Esto significa que no se requieren de un motor de arranque. Dado que el motor eléctrico desarrolla un par elevado a 0 rpm, tampoco es necesario un embrague convencional o hidráulico.

 

Estos motores funcionan en una amplia gama de revoluciones, por lo que a menudo tampoco es necesaria una caja de cambios. En ese caso, su dirección de rotación se puede cambiar electrónicamente, para que no sea necesario dar marcha atrás.

 

Los motores trifásicos, en general, tienen una cadena cinemática muy simple. Adicionalmente, desde un punto de vista energético, también son muy interesantes.

 

Es que este tipo de motor puede funcionar como propulsión o como generador, y esto permite la recuperación de la energía cinética.

 

Además, los motores trifásicos tienen una eficiencia energética que puede llegar hasta el 90%. Esto significa que convierten parte de la energía utilizada en energía cinética.

 

En qué consisten los motores eléctricos trifásicos

El motor trifásico está destinado a sistemas industriales o comerciales y requieren de una fuente de energía eléctrica trifásica.

 

Por otro lado, el motor trifásico transforma la energía eléctrica en energía mecánica, a través de interacciones electromagnéticas.

 

Estructura de los motores trifásicos

Los motores trifásicos tienen una estructura simple y que consta de una parte fija (el estator) y una parte giratoria móvil (rotor). En este caso, el par se genera por la interacción del campo magnético del estator y el rotor.

 

Adicionalmente, al menos uno de ellos debe estar equipado con electroimanes, y normalmente el rotor está equipado con imanes permanentes.

 

La activación se realiza mediante un control electrónico (convertidor de frecuencia), en donde se suministra corriente trifásica a las bobinas del estator y que pueden integrarse en el motor eléctrico.

 

Motor síncrono trifásico

En el caso del motor trifásico síncrono, varias bobinas magnéticas están alojadas en el estator, pero en realidad hay muchas más en sistemas de propulsión alternativos. Además, están conectadas al control del motor.

 

El rotor es impulsado por el campo magnético rotatorio generado alternativamente en cada par polar y gestionado por el control del motor en sentido de las agujas del reloj (o, al contrario).

 

En palabras más simples, el rotor gira en sincronía con el campo giratorio generado por cada bobina magnética.

 

Al controlarlos alternativamente, obtendremos un desplazamiento del rotor según el sentido de rotación impuesto por el control del motor. Cuanto mayor sea la frecuencia de control, mayor será su rotación.

 

Además, cuanto mayor es la corriente suministrada, mayor es el empuje que puede proporcionar el motor eléctrico.

 

Motor asíncrono trifásico

El motor asíncrono trifásico tiene la misma estructura que el síncrono en lo que respecta al estator, pero el rotor es considerablemente diferente.

 

De hecho, no está compuesto por imanes permanentes, sino por una jaula compuesta por varias barras, sostenidas en sus extremos por los llamados anillos de cortocircuito. Las barras forman bucles cerrados junto con los bucles de cortocircuito.

 

Al igual que en el motor síncrono, los imanes del estator son accionados por el control del motor, según el criterio analizado anteriormente.

 

Esto induce una corriente inducida en el bucle y, en consecuencia, la generación del campo magnético necesario para la rotación del rotor.

 

¿Para qué se utilizan en la industria los motores trifásicos?

En la industria, los motores trifásicos se emplean normalmente para accionar máquinas, herramientas, bombas, montacargas, ventiladores, extractores, elevadores, grúas eléctricas y más.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0